viernes, 7 de diciembre de 2012

Agradecimiento

Para mí, y supongo que para la mayoría de los obsesionados con ella, la fotografía es algo más que capturar imágenes. Es más, no siempre es lo mismo, porque continuamente atraviesas por circunstancias vitales distintas.

Mi reencuentro con la fotografía, trás unos 20 años en los que ni hice más que esporádicas -y vulgares- fotos de turista, fue cuando providencialmente (como casi siempre), Elena -mi mujer- me regaló una compacta Nikon digital.

Empecé de nuevo a tomarle el gustillo a la cosa y a echar ratillos con la cámara...
2003 no fue un buen año para mí. Mi padre falleció en Junio, y se sucedieron una serie de asuntos familiares relacionados con la salud que hicieron que algo en mi cerebro hiciera click...y la fotografía, las fotografías, y el proceso de fotografiar, fueron en ocasiones mi tabla de salvación. La luz al final del túnel. Os dejo algunas fotos de esa época, gracias a las cuales comprendí lo mucho que le debo a este "vicio"...













No hay comentarios:

Publicar un comentario